El Tesoro de Atahualpa

Leyendas Inkas

El Tesoro de Atahualpa

EL TESORO DE ATAHUALPA

En búsqueda del Tesoro Perdido

El gran tesoro de Atahualpa, es una historia real que muchas personas desconocen, cuyo inicio y final de esta leyenda nos lleva al núcleo de lo que ahora es Ecuador.

Poco antes de la conquista española al reino Inca llamado Tahuantinsuyo (Está en de Sudamérica, desde el norte de Ecuador hasta el norte de Chile). El gobernador de estas tierras Incas llamado Huayna Cápac  tuvo 2 hijos: Huáscar y Atahualpa.

Tras la muerte de Huayna Cápac en 1525 en Quito – Ecuador, éste fue sucedido por su hijo Huáscar (1525 – 1532), quien durante su gobernación enfrentó la rebelión de su hermano Atahualpa, tras vencerlo en la batalla de Riobamba – Ecuador, Huáscar se convirtió en el último Inca (1532 – 1533).

Atahualpa estableció la base de su imperio en Quito, con gran aceptación por del pueblo Inka.

Los conquistadores españoles quienes se acercaron a Atahualpa en forma amigable y definieron un plan para secuestrar a Atahualpa y reclamar un recate para su liberación de 2 habitaciones llenas de plata y 1 habitación llena de oro.

Pero una vez los españoles recibieron este fabuloso rescate en oro y plata, decidieron matar a Atahualpa en Cajamarca (Norte de Perú) en el año 1532.

Rumiñahui – El gran general de Atahualpa –

Para evitar el saqueo completo de los tesoros Incas. Rumiñahui reunió gran parte del mismo que no fue entregado a Francisco Pizarro. Y en medio de una secreta caravana custodiado de guerreros Inkas, escondió este tesoro en el norte del Imperio del Tahuantinsuyo. En donde permanece hasta el día de hoy.

El sitio en donde fue escondido el tesoro de Atahualpa, es conocido como los Llanganates, en donde se supone debe estar oculto este tesoro.

Los restos del último Inca Atahualpa fueron, sepultados en algún lugar cercano a la población de Sigchos (Ecuador).

Varias expediciones privadas se han internado en la inhóspita región de los Llanganates, en donde se han encontrado evidencias arqueológicas de hallazgos Incas.

Los Llanganates en gran medida es una región es inaccesible.

Con esta frase “Chaupi punchapi tutayaca” (anocheció en la mitad del día), quedó registrada por los cronistas la muerte de Atahualpa.

No Comments

Post A Comment